Alta Italia, 26 de Diciembre

De Alta Italia al país

La historia del Stud El Cucunito ubicado en la localidad pampeana de Alta Italia aparece colmada de importantes logros al menos en los últimos 6 años no solo con resultados importantes en el plano oficial como callejero.

El stud comandado por Jorge Leguizamón aglutina a una familia que respira turf desde su existencia. Sus hijos Néstor, Orlando y Juan juegan un papel primario en el funcionamiento del emprendimiento junto a un grupo de allegados que también desempeñan tareas y que en definitiva ayudan a conformar un gran equipo de trabajo.

Si bien los logros en el plano oficial han sido muy importantes, la idea de visitar el stud tenía como finalidad poder ver como desde una localidad a la cual pocos registraban hasta la aparición de los ejemplares del Cucunito, se preparan caballos que por su categoría oficial se convierten en animadores de las mejores carreras en el plano callejero.

El stud cuenta con 6 boxes de los cuales 5 se encuentran ocupados, Musiquero, O Sole Mío, Juancito, Soy Juliancito y Sucesora ajustan sus formas y esperan por su oportunidad de actuar.

Soy Juliancito

Juancito

Sucesora

Musiquero

En el caso de Musiquero habrá que esperar al menos unos 6 meses para poder volver a verlo en acción ya que por estos días será largado al campo por el término de 3 meses.

De las largas charlas con cada uno de los integrantes rescatamos algunas definiciones que nos ayudan a entender el funcionamiento del stud. Nos quedó muy claro que la palabra de Jorge es la que más pesa a la hora de las decisiones, Néstor es quien se encarga de los ejemplares del plano oficial y por lo tanto el que suministra los ejemplares que van a continuar con su campaña callejera, Orlando codo a codo con su padre Jorge dedicado de lleno a la cuida, y finalmente Juan, según El, el último en incorporarse al equipo, se encarga de los números, de las cuestiones formales y administrativas del Cucunito.

En Cucunito no hay lugar para los potrillos, así nos lo contaba Jorge, la idea es cuidar siempre caballos con campaña, aunque perdedores como el caso de la recordada Morenita, pero con varias carreras ya corridas.

En el repaso de los tantos ejemplares que cuidaron aparecen también los nombres de Falso, Morenita, Hello América y la tordilla Coqueta Plus que ya es madre de una cría por Maktub.

Falso

Hello América con cría al pie de Falso

Ver los lugares que se utilizan para varear y poner los caballos ayuda a entender el sacrificio que hacen los cuidadores del interior, en el caso del Cucunito se cuenta con una calle paralela al casco urbano de unos 700 metros que termina con un alteo con piedras, si el caballo lo llegase a parar en ese límite luego le esperan unos 100 metros más antes de toparse con el asfalto del acceso a Alta Italia, en estas condiciones no es difícil imaginar que se da ventajas importantes y el sacrificio para cuidadores y vareadores es importante. Escuchar a Leguizamón contar que a veces hay que juntar en un tarro las piedras en la cancha antes de varear es una muestra clara de la voluntad que hay que tener para poder cuidar en este o en tantos otros pueblos del interior.

Pista de vareo donde se preparan los caballos

En ese sentido, y aprovechando nuestra visita, pudimos dialogar con el Intendente Oscar Flores quien nos comentó sobre el orgullo que es para Alta Italia poder tener un stud que los represente por distintos puntos del país, así mismo relató el compromiso "no escrito" que el municipio mantiene con la familia Leguizamón para ayudarlos en lo que sea posible para poder mantener en condiciones la pista de vareo poniendo a disposición la maquinaria y el personal necesario para tal fin.

Final para nuestra visita al Stud Cucunito en Alta Italia, final que como ocurre en cada uno de los lugares que visitamos concluye con un poderoso asado. El agradecimiento a toda la familia Leguizamón por tantas atenciones y por mostrarnos la pasión con que fabrican sus campeones, hasta la próxima…!!!

Néstor Leguizamón

Carlos Richard – Contacto Hípico